Fotograma de la película "Amante por un día", de Philippe Garrel

Una rápida revisión a la extensa programación de la 55 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón puede llevar a la desesperación a la hora de seleccionar alguna de las 177 películas que se van a proyectar entre el 17 y el 25 de noviembre en varias salas de la ciudad. Son varios las los itinerarios que se pueden elegir, y todos, sin duda, serán interesantes. Una buena opción es acercarse a ver lo que han hecho diez reconocidos directores y directoras, en muchos casos, antiguos y asiduos amigos del Festival.

Sección Oficial

Las películas de la Sección Oficial vienen avaladas por premios y reconocimiento en festivales como Cannes, Berlín, Locarno, Tribeca o Sundance y nombres como Arnaud Desplechin, Paul Vecchiali o Abel Ferrara. El Festival de Gijón acogerá el estreno mundial de “En attendant les barbares” la nueva película de Eugene Green, director norteamericano afincado en París. Sigue los pasos de “Le fils de Joseph” o “La sapienza”, en los que la intimidad de las palabras es muy importante, tano como la forma frontal al firmarlas. Ahora utiliza la excusa del trabajo de un taller con actores. La nueva propuesta de Bruno Dumont es “Jeanette, L´enfance de Jeanne D´Arc” un alocado musical contemporáneo sobre los primeros años de vida de la heroína nacional francesa. Apenas queda rastro de las películas que se vieron en la retrospectiva del FICX 2006 y toma fuerza el lado bizarro de “La Alta Sociedad” sin temor alguno al ridículo. Otro director, con retrospectiva en el FICX 2013 y ganador de la pasada edición, es Hong Sang- Soo. El prolífico realizador coreano propone “On the beach at night alone” una historia que bordea la autobiografía, ya que habla de un director casado y su actriz fetiche, Kim Min-Hee, Oso de Plata a la mejor interpretación femenina en Berlín.

Sección Oficial Cortometrajes

Este año se nota una cuidada y rigurosa selección y se podrán ver las mejores producciones del año, incluyendo las obras de directores españoles como Ramón Salazar, Pablo Hernando o Luis López Carrasco. Este último insiste en volver a los años ochenta con “Aliens”, centrada en los recuerdos y memorias de Tesa Arranz componente de Los Zombies. El corto, estrenado en Locarno, sigue la línea corrosiva y a la vez amarga que ya aparecía en “El futuro”, su primer largometraje. Y sin salir de la península, podremos ver “Coup de grâce” de la portuguesa Salomé Lamas, una de las mejores directoras de cine europeo. El corto, Oso de Oro en Berlín, ofrece una mirada surrealista, épica y teatral sobre la relación entre un padre y una hija y la distancia geográfica en la que se encuentran.

Rellumes

La sección acoge por primera vez una película asturiana en competición y con lógica Ramón Lluis Bande ocupa esa plaza. El director gijonés vuelve al Festival con “Escoreu, 24 d´avientu de 1937” insistiendo en la reivindicación de la memoria, el efecto del olvido y la recuperación de los testimonios que están a a punto de perderse, como lágrimas en la lluvia. Bande hace doblete en el FICX ya que “Aún me quedan balas para disparar” compite en la sección internacional de cortometrajes. El reconocido documentalista Ben Russell, continúa en “God Luck” con su estilo propio, basado el silencio y en planos secuencia de unas montañas serbias en las que hay una mina de cobre propiedad del Estado balcánico.

Pases especiales

Abbas Kiarostami, Will Stilman, Jean-Luc Godard o Isabel Coixet aparecen en esta sección en la que se puede destacar al veterano Philippe Garrel que tendrá un encuentro con el público asturiano tras la proyección de “Amante por un día”. El realizador francés vuelve a usar el blanco y negro para contar la relación entre un profesor maduro y su joven alumna, que se complica cuando su hija entra en escena. Transparencia y sencillez al cincuenta por ciento.

Esbilla

La sección de los grandes éxitos asegurados llega este año con producciones multipremiadas. Es el caso de “A fábrica de nada” estrenada con gran éxito en Berlín y reciente Giraldillo de Oro en Sevilla. El portugués Pedro Pinho firma una producción del colectivo Terratreme, centrada en el grupo de trabajadores de una fábrica de ascensores que está a punto de cerrar. Lo que parece abocado a un cine documental o evidente denuncia cono el cine de Ken Loach, deriva en un musical y en una de las mejores radiografías de la crisis social que vive nuestro continente. También ataca lo social “Western” de la directora alemana Valeska Grisebach, ganadora del FICX 2005 con Nostalgia. La película se apropia de los códigos del cine de vaqueros, abordando la diferencia cultural y la acogida de extranjeros, a través de un grupo de trabajadores alemanes que se traslada a una central hidráulica en Bulgaria.

Jose Antonio Vega es colaborador de laEscena
@joseanvega64