Coger un libro. Un libro de una autora de la que has oído hablar, pero de la que aún no has leído nada. Un libro de Christine Angot. El último que ha publicado, ‘Un amor imposible’ (Anagrama). Empezar a leerlo. Quedarte tan impactado con la historia que narra y con la forma en la que lo hace que no puedes dejarlo. Un lenguaje seco, directo y, sin embargo, lleno de una extraña, profunda y fascinante sensualidad. Un poco a la manera de Marguerite Duras, pero sin imitaciones: habiendo digerido bien las lecturas de la autora de ‘El amante’ o ‘Agatha’. Leer un libro, por tanto, de un tirón, en unas pocas horas. El baile inicial entre un hombre y una mujer, el baile con el da comienzo todo. La pasión, el enamoramiento, la semana que pasaron de vacaciones, el embarazo, el egoísmo del hombre, la entrega de la mujer… Los períodos de distanciamiento, las (absurdas) esperanzas de la mujer, la ridícula impostura del hombre. Los engaños, la prepotencia, la crueldad, el machismo. La historia real de los padres de la autora francesa, la historia de la propia Christine Angot. El amor imposible del título. Otro amor imposible. Y el dolor, y el vacío, y la tristeza, que vienen de ahí. El desgarro de quien se siente engañada, traicionada. Y también la fragilidad, la poesía, la ausencia de autoestima y el instinto de supervivencia de esa mujer, Rachel Schwartz, la madre de Christine, alta y distinguida, chica judía  de origen humilde, personaje inolvidable que, como no podía ser de otro modo, pronto será llevado al cine.

Hay más historias, las que vienen después, alrededor de esos tres personajes: la madre, el padre, la hija. El incesto. La dominación. La humillación. El lado más sucio, rastrero y despiadado que puede mostrar un hombre. La historia se vuelve aún más dura, más terrible, pero es imposible dejar de leerla. La historia se vuelve turbia, angustiosa, casi espeluznante. Pero seguimos leyendo porque Angot escribe para que así lo hagamos, sin interrupciones. Con sobresaltos, sí, pero sin interrupciones. Así, hasta el final.

La historia de un mal amor. O de algo erróneamente llamado así, amor.

Una novela brutal, en definitiva: de principio a fin.

Ovidio Parades es escritor
@ovidioparades