Dice Ricardo Lezón que el ciervo es una metáfora. La belleza esquiva e inasible que nunca se deja tocar. La poesía, que se acerca a beber al río. La contemplas de lejos, y durante un segundo os miráis, petrificados. Luego huye.

Ricardo vivió solo en un pueblo de Soria durante un año. Volvió con la “Esperanza” bajo el brazo, su primer disco en solitario. Ahora busca que las palabras “pesen lo mismo en la boca que en el centro del corazón”.

Ricardo se acerca a beber al río. Lo contemplas de lejos, y durante un segundo os miráis, petrificados. Luego huye.

Si los sueños son metáforas, son poesía, este es el sueño que cuenta Ricardo: “yo iba en una pequeña barca cerca de la costa-no sé hacia dónde ni de dónde venía- y en la playa veo a tres personas que me hacen señales con las manos. Yo salto y nado hasta allí. Y me despierto sin llegar a ver sus caras”.

Ricardo Lezón, cantante, letrista y compositor de McEnroe
actúa el viernes 21 de septiembre a las 21:30 h.
en la sala La Salvaje de Oviedo

Pablo García es ilustrador