Green Desert Water

Sí, yo estaba la noche del viernes en la Lata de Zinc por Green Desert Water y no por los cabezas de cartel. A éstos los conocía por su paso hace años por el Concurso de Rock Ciudad de Oviedo y el Concurso de Maquetas del I.A.J. y Los 40-Radio Asturias, de los que, respectivamente, fui y soy parte del jurado.

Han sido muchas las ocasiones en las que me los había perdido y esta vez no podía dejarla pasar. A Green Desert Water los recuerdo de la época de su EP de debut, del que por cierto, recuperaron la tremenda “Mountains” y el anuncio el año pasado de que sacarían un elepé con un sello americano me tenía un poco en vilo.

Lo cierto es que Small Stone no ha sacado ese disco esperadísimo y de él pude escuchar “Open Your Wings”, con la que abrieron la noche, “Chaman”, “Soul of The Woodland” o “Solar Plexus”, corte que da título a ese álbum que ya está tardando.

Fue una hora de rock/hard & psychedelic blues que dejó muy claro que el trío es una banda absolutamente imprescindible en el panorama rockero estatal. No inventan nada, sus cimientos sonoros están en Led Zeppelin, pero son capaces de recuperar una herencia de más de cuarenta años adaptándola a una fórmula tremendamente energética.

Ocho años después de haberles escuchado en directo por primera vez puedo decir, sin dejarme llevar por la emoción, que Green Desert Water serían muy grandes si hubieran nacido en cualquier sitio menos en este país. Esperamos por ese disco que debe circular ya, porque casi dos años después de haberlo grabado el trío seguro que tiene material nuevo, como el que sonó en tercer lugar en su actuación en la Lata.

Senador

 

No, yo no fui a ver a Senador. Les conocía de oídas y ni siquiera había podido o tenido oportunidad de escuchar el EP de debut que sacaron hace cuatro años. Tampoco es que el stoner sea uno de mi santos de devoción en este momento, y eso que El origen de las especies contiene un repertorio tan proteico como un chute de anabolizantes.

El viernes presentaban Accidentes, su primer elepé, y la verdad es que aunque la velada fue altamente reveladora de lo buena banda que es, la voz solista quedó en el 90% del repertorio que tocaron tapada por la instrumentación.

Al frente de Senador están Pablo, líder de Desakato, y Borja, guitarrista y cantante de Alto Volto. Ambos no necesitan presentación y por ello creo que en una sala tipo a Sir Laurens o la Albeniz gijonesa podrían atraparme.

A su favor esta que el cuarteto tiene un repertorio impecable, con letras en castellano de esas que no da rubor escuchar, y que pueden entrar en el circuito en el que un día fueron grandes los valencianos Uzzhuaïa, o en el mismo en el que ahora campan como titanes los incombustibles Hamlet.

Combinando temas de su EP y del elepé, Senador se me antojaron como unos Queen of The Stone Age asturianos capaces de embobarnos con temas enormes como “Montaña”, “Halcón”, “Chacal “o “Búfalo”.

En este tema de su EP subió al escenario Pepo, hermano de Pablo, también componente de Desakato, que puso por fin a vibrar a un público que parecía estar demasiado parado ante tamaña exhibición de sonido-apisonadora. Ganas de volver a encontrármelos otra noche para hacerme fan de Senador.

Green Desert Water + Senador
Lata de Zinc (Oviedo)
Viernes, 21 de diciembre

Víctor R. Villar es periodista
@VictorRVillar