"La parte mínima del todo", detalle / FOTO: MARCOS MORILLA

Las salas de exposiciones temporales del Centro de Escultura de Candás Museo Antón acogen desde el 23 de marzo y hasta el 6 de mayo de 2018 la muestra La parte mínima del todo de la artista Carmen González. La fusión entre lo pictórico y lo escultórico es una característica de esta muestra, entender la pintura como algo abierto que nos lleva más allá de lo convencional de este arte, de las superficies planas, de los límites impuestos por el bastidor subrayados por el marco, para abrir nuevas vías, proponiéndonos otras maneras de ver y nuevas experiencias pictóricas por descubrir. Se plantea una aproximación a la pintura desde la experiencia pero también desde la elaboración, una pintura que ha sido creada inicialmente para ser observada y que se rebela contra sus propias convenciones, saliéndose de ella misma para que podamos movernos a su alrededor y observar, con sumo detalle, el valor aparentemente insignificante de cada pieza, que son un mundo en sí, pero que forman parte de un todo, como cada pincelada dentro de un cuadro.

El Centro de Escultura Museo Antón de Candás es el lugar idóneo para una obra de las características de La parte mínima del todo. Una muestra que nos llama la atención por la sencillez y naturalidad de acercase a la pintura desde otras perspectivas y plantea una profundización en la esencia misma de la materia y el color. Es interesante considerar que este proyecto ha supuesto un reencuentro de la artista con la pintura, disfrutando de la experiencia de trabajar con técnicas tradicionales mientras indaga sobre nuevas posibilidades. En esta labor de profundización, de análisis a través del microscopio, para observar la pintura desde dentro, ha trabajado por ambas caras el papel, utilizando gamas cromáticas complementarias o de fuertes contrastes. Este simple hecho, ya introduce una nota disonante y nada convencional, propiciando la experimentación mediante recortes en tiras y creando piezas autónomas, estos recortes producen residuos y crean formas nuevas al envolverse sobre sí mismas surgiendo organismos que se antojan hojas, semillas, poros, células y que, desde su autonomía serán el origen de otras formas, de otras piezas. Cada una de estas piezas, favorece una lectura de la pintura desde una nueva perspectiva, la de su fisicidad.

“La parte mínima del todo”, vista general / FOTO: MARCOS MORILLA

 

La parte mínima del todo es la mínima cantidad de materia que tiene (mantiene) las propiedades del objeto del que forma parte y es, desde este planteamiento fluido y continuo donde la pintura se ha flexibilizado hasta perder sus aristas fluyendo en el espacio en libertad.

Al integrarlas en el espacio, con el carácter exento y relativamente abarcable de sus acumulaciones, nacen sugerentes ritmos y efectos escultóricos que, recordemos proceden de un trabajo realizado en óleo sobre papel. Las composiciones, ordenadas o desordenadas favorecen un discurso relacionado con el movimiento, con el crecimiento de algún organismo, llegando a la esencia del todo, la germinación. Se trata, en definitiva, de una obra de gran versatilidad que abre nuevas vías de expresión y plantea preguntas e infinidad de posibilidades para una pintura que se expande en un constante crecimiento.

La parte mínima del todo es un reflejo de la propia vida de la artista, se trata de una pintura para sentir más que para ver. Nos regala la posibilidad de vivir la creación con la misma intensidad que ella la vive. Es un arte natural con un importante sustrato creativo que supone un posicionamiento claramente conceptual. Provoca una reflexión sobre la metamorfosis de las cosas, que no es otra que su desarrollo natural. La pintura en ocasiones queda dormida en su propio ensimismamiento y de vez en cuando vienen artistas a estimularla con su reflexión.

Hay que traspasar el espejo, perderse en los mundos que nos invitan a habitar estas obras. La pintura de Carmen es transparente. Sutilmente nos muestra su modo de trabajar, su huella está en cada una de esas mínimas pinceladas.

“La parte mínima del todo”
Carmen González
Museo Antón de Candás
Hasta el 6 de mayo
El próximo 4 de mayo a las 18:30 tendrá lugar una visita comentada a la exposición


Santiago Martínez
 es profesor de Historia del Arte
saguazo@yahoo.es