Los certámenes de creación plástica son frágiles y delicados como hojas de papel, sobreviven gracias a la ilusión de personas como Dulce Pérez, directora de este Certamen de Obra Gráfica aLfaRa que, con su tesón y compromiso, ha hecho posible un proyecto que ha alcanzado el nivel que advertimos en esta edición. En esta ocasión, se ha contado con una nutrida participación de creadores de distintas nacionalidades acreditando el interés y carácter internacional del certamen; se trata de 92 obras procedentes de Argentina, Brasil, Chile, España, Francia, Irán, Italia, México, Portugal y Reino Unido.

No hace mucho tiempo -en la celebración de su décimo aniversario- comenté cómo, junto a la consolidación de la Sala aLfaRa, uno de los pocos espacios expositivos en Asturias centrado en la obra gráfica, se ha sumado el centro de creación aLfaRa Studio, piedra angular de su proyecto actual. La creación de las becas para especialistas en grabado y técnicas de estampación y su labor de mecenazgo, están reforzando este ámbito de las artes plásticas durante mucho tiempo marginado. Desde esa apuesta, con coherencia y una programación de actividades y exposiciones que se consolida día a día, aLfaRa se ha posicionado como sólido referente en el panorama artístico y expositivo nacional e internacional. También destaqué, en aquella ocasión, su importante labor divulgadora que, en palabras de la propia gestora, refuerza su carácter didáctico y reivindicativo: “Cada estampa es una obra original múltiple, la obra gráfica posibilita el alcance del arte por parte de un mayor número de personas, es algo así como la democratización del arte. Pero detrás de cada grabado hay un trabajo exhaustivo, meticuloso y complicado que enriquece aún más la obra artística”.

En ocasiones, el arte se entiende como un intento de asumir la vida, ayuda a entenderla y valorarla mejor y, para conseguirlo, hay múltiples caminos, posiblemente tantos como seres humanos existen en el mundo; por ello el arte gráfico, desde esa democratización a la que se refiere Dulce, es el mejor ejemplo para hablar del papel de la creación plástica en la actualidad, ofrece recursos inagotables para que los artistas se manifiesten libremente y es además, en este tipo de certámenes internacionales, donde podemos advertir sus infinitas posibilidades. Están en su pluralidad y sorprendente riqueza de lenguajes, de recursos y matices, en la variedad de técnicas, muchas de ellas experimentales, que dejan su impronta sobre el soporte, sobre papeles que, ya sólo en su variedad y riqueza, en su sonora denominación, poseen la belleza de aquello que, desde su sencillez, se hace imprescindible: Hahnemühle, Fabriano Rosaspina, Guarro Super Alfa, Canson Liberon

Hay bastante bibliografía sobre el lugar que ocupa la gráfica actual en el mundo de la creación plástica, sobre el sentido y orientación de las técnicas tradicionales de estampación en pleno siglo XXI. Está claro que hoy en día no son un límite expresivo o creativo sometido al rigor de la técnica, más bien todo lo contrario, se trata de un recurso al servicio de sus creadores, métodos gráficos de los que se apropian rompiendo la ortodoxia del trabajo seriado que siempre lo ha caracterizado, convirtiéndolo en una herramienta más. En este Certamen aLfaRa observamos la convivencia de las técnicas tradicionales más puras con otras, donde la mezcla de dichos recursos consigue sorprendentes resultados y trabajos radicalmente experimentales, como afirma Juan Martínez Moro en Un ensayo sobre grabado (a principios del siglo XXI) desde el punto de vista de su uso, el acercamiento del creador contemporáneo a las diversas técnicas de estampación, es más como recurso puntual, que como método tradicional; ahora el creador se aleja de la tensión de estar sujeto a unos resultados que pudieran ser poco satisfactorios bajo el influjo de la alquimia o la rigidez del procedimiento. Martínez Moro subraya cómo son los distintos pasos que requiere el proceso, los que llevan al artista a una inmersión intelectual y emocional de vivir la experiencia…la dimensión temporal entra en juego en función de las fases que atraviesan el proceso.

“S/T”. Chenky Rodríguez. LItografía / FOTO: TOMÁS MUGUETA

 

La selección de los 41 mejores trabajos del certamen, presentes en el catálogo y en la exposición, son un buen ejemplo para actualizar y reflexionar sobre los nuevos caminos que está tomando en el mundo este ámbito de la creación, una pluralidad técnica y formal que, en términos generales se caracteriza por su mestizaje, las técnicas experimentales están aquí, mezclándose con la xilografía, aguafuerte, aguatinta, litografía, serigrafía e impresiones digitales, observando nuevas maneras de trabajar, nuevas posibilidades creativas y expresivas, entendiendo el mundo de la gráfica como nuevas oportunidades para el arte. El complemento formativo que advertimos es indudable, favorece el aprendizaje de los estudiantes de nuestro entorno y es un buen pretexto para reflexionar y valorar el presente y futuro de estas técnicas que, desde la tradición del oficio están experimentando cambios sorprendentes. La muestra que posee un alto valor didáctico, ha sido coordinada desde el Departamento de Grabado y Técnicas de Estampación de la Escuela de Arte de Oviedo dirigido por María Álvarez Morán, (artista y docente que ha sabido encauzar y potenciar su sabiduría en la puesta en valor del Arte Gráfico y la Edición de Arte); sirva también esta presentación como homenaje a toda su trayectoria.

El arte gráfico, como fruto de una actividad, adquiere corporeidad para poder ser percibido y apreciado por el resto de seres humanos, y es el papel, en términos generales, el soporte idóneo para dicha plasmación, es en él donde la idea se hace forma, recordándonos que desde hace muchos años es parte de la cultura de la humanidad y que una buena parte del arte depende de él, es un superviviente que sigue contribuyendo a que las obras de muchos creadores lleguen hasta nosotros.

La obra ganadora S/T realizada sobre papel Michel Litograph 250 grs negro por la artista Chenky Rodríguez, es una exquisita estampa litográfica que nos permite ser conscientes de cómo en el proceso de gestación del arte, los mínimos detalles son necesarios y cómo su creadora, desde la humildad que le caracteriza, es transmisora de emociones y de un acertado encuentro entre el rigor del oficio, la limpieza del trazo y la ternura del papel. “De la conciencia de las verdaderas condiciones de nuestra vida es de donde debemos extraer la fuerza y las razones para vivir”, decía Simone de Beauvoir; así, de la conciencia del soporte es de donde procede la fuerza y las razones de cada estampa.

Certamen de Obra Gráfica aLfaRa
Sala de exposiciones de la Escuela de Arte de Oviedo
Calle Julián Clavería 12. Oviedo
Lunes-Viernes de 9:30 a 15:30
Hasta el 22 de diciembre de 2017 y del 8 al 31 de enero de 2018
Más información: Escuela de Arte de Oviedo – aLfaRa


Santiago Martínez
 es profesor de Historia del Arte
saguazo@yahoo.es