Veinte años de giras y una cantidad de grabaciones que excede cualquier canon, incluso dentro de su palo, acompañan al guitarrista japonés Makoto Kawabata y su colectivo Acid Mothers Temple & The Melting Paraiso U.F.O. (Underground Freak Out), también conocidos con otros apellidos o simplemente como los Acid Mothers Temple (AMT). La banda, un “soul collective” con muchos cambios durante todos estos años aunque con la presencia casi permanente del teclista Higashi Hiroshi, llega este miércoles a Oviedo (Lata de Zinc, 21.00 horas, con los asturianos HISCAL abriendo fuego) con la promesa de volar la cabeza al respetable a base de space rock hipnótico, trance de cantos monásticos, folk anterior, engorile guitarrero máximo escuela Hendrix y, en resumidas, un directo espectacular alimentado por toda la tradición psicodélica clásica nacida a finales de los sesenta. A la presencia de Higashi Hiroshi y el maestro Kawabata incoporan en este gira a Mitsuko Tabata (guitarras, voces) y a Satoshima Nani (batería y voces).

Acid Mothers Temple disfrutan tocando y no ocultan sus referencias, incluyendo por lo general versiones clásicas como de The Wizard  (Black Sabbath) o Flying Teapot (Gong) junto a material propio tipo La Novia, Pink Lady Lemonade o Speed Guru. El repertorio, no obstante, es en el caso de AMT más un pretexto que una estructura, unas coordenadas mínimas para dejarse tocar y sacar a la luz hermosos instantes de improvisación libre y furiosa. Como en los viejos tiempos. Acompañarlos en ese viaje, en un local pequeño, a un palmo de su delirio, parece uno de los planes más audaces que uno pueda tener para este miércoles por la noche en este rincón del planeta. Estate.

Chus Neira es periodista
@chusneira