Presentación del estudio "Trabajo de Sísifo"

La IX edición de los encuentros Estancias Coreográficas, la cita asturiana con la danza y la investigación, sirvió de marco de referencia para presentar el estudio Trabajo de Sísifo. Las artes escénicas en la educación, el pasado sábado en el teatro Campoamor de Oviedo, un informe encargado por la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE) sobre la situación, el rango y la legislación de la enseñanza de las artes escénicas en la educación española a día de hoy. El informe, un trabajo de exploración de gran profusión informativa, estadística y documental, pone números a la situación del teatro y la danza en un contexto educativo, el español, que en las últimas décadas se ha evidenciado demasiado frágil, incoherente, arbitrario e incluso voluble. Una de las conclusiones más importantes que arroja el informe es que “el 71% de los profesionales docentes, tanto de enseñanza reglada como no, consideran que las artes escénicas deberían ser materia obligatoria en Primaria”, el primer ciclo de Secundaria, y considerarse como optativa en Bachillerato.

Así lo explicó el pasado 16 de julio Carmen Giménez Morte, académica y Catedrática de Análisis y práctica de repertorio de danza contemporánea y licenciada en Historia del Arte y Doctora en Filosofía, quien estuvo en Oviedo para presentar el estudio. Es decir, que 7 de cada 10 encuestados considera que las artes escénicas deberían ser incluidas como obligatorias en los currículos escolares. El dato cobra aún mayor interés si se contrasta con la alta valoración que la sociedad española tiene de las artes escénicas (su práctica y uso), que, sin embargo, no se corresponde ni refleja con el diluido interés por su inserción de pleno derecho como estudios artísticos en todos los niveles del sistema educativo (0bligatoriedad y carga lectiva), desde Primaria a la Universidad. (Ni se sostiene, ni se entiende.) En la presentación, Giménez Morte estuvo acompañada de los asturianos Yoshua Cienfuegos, coreógrafo y director de EC22, y Estrella García, bailarina, coreógrafa y directora de la compañía gijonesa Zig-Zag Danza. Ambos coreógrafos presentaron, también en el mismo acto, su aportación al libro Poéticas de creación en danza, editado también por la Academia de las Artes Escénicas, un volumen en el que se recoge el proceso del trabajo creativo de 53 miembros de la Academia, y que ha visto la luz este mismo año.

Además de Giménez Morte, el estudio ha sido realizado por reconocidos expertos en la materia como Tomás Motos Teruel, académico, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y titular en el Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Valencia; y Ricardo Gassent Balaguer, académico y músico, compositor y soundpainter multidisciplinar. El trío investigador ha puesto ojos, datos y números al ahora real de la enseñanza de las artes escénicas en el sistema educativo español, y hace hincapié sobre el sitio exacto de la coyuntura, es decir, sobre el estado actual de la cuestión, a la vez que lanza conclusiones y propuestas para la enseñanza y docencia de las artes escénicas, y bosqueja caminos y pautas sobre los que trabajar de aquí en adelante con el objetivo de insertar las artes escénicas en los currículos escolares, tal como existen desde hace décadas en otros países de la Unión Europea (UE). Sin prisa, pero sin pausa, y evidenciando cuantitativa y cualitativamente la necesidad de hacerlo.

A este respecto, Giménez Morte considera “que este es un buen momento para intentar que mejoren las cosas para la enseñanza y los enseñantes de las artes escénicas en España”; la Ley Celaá, la reforma de 2020 que modifica la LOE de 2006 (LOMLOE) y sustituye a la de 2013 (LOMCE), permite ver la puerta de entrada para que tome protagonismo lectivo lo que verdaderamente lo merece: estas materias y los docentes cualificados, y que los egresados de escuelas superiores no queden relegados en colegios e institutos para dar talleres extracurriculares de teatro, danza, etc…. Apuntar, en este sentido, que la Academia ha trasladado ya los resultados de la investigación al Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte, en concreto lo ha remitido al subdirector general de Música y Danza del INAEM, Antonio Garde Herve y al Centro de Documentación de Música y Danza. También se ha remitido a las áreas de Educación de algunas comunidades autónomas.

El estudio se organizó en cuatro partes. A saber: qué se entiende por educación en el ámbito de la Artes Escénicas (AAEE), la regulación de las enseñanzas de artes escénicas en la legislación educativa española (1970, Ley General de Educación LGE – 2020, LOMLOE o Ley Celaá); y, por último, una exploración de la situación de las AAEE en los distintos niveles educativos. Esta división y su pormenor resulta en su idoneidad imprescindible en tanto en cuanto materializa la esencia investigadora de un trabajo mucho más que necesario desde hace tiempo sobre la educación en estas disciplinas.

Por ello, entre otras consideraciones, el trabajo de investigación ha tomado como base el análisis de una encuesta compuesta de tres cuestionarios, con preguntas abiertas y cerradas, y se ha centrado sobre todo en el pensamiento que los profesionales de la educación de la enseñanza de las AAEE en los centros públicos y privados tienen sobre el rango de estas materias en la formación reglada (Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional, enseñanzas artísticas y universitarias) como en la no reglada. Así, el primer cuestionario versó sobre las artes escénicas en el currículo general; el segundo, sobre los efectos de la práctica de las artes escénicas; y el tercero sobre la enseñanza de las artes escénicas. El estudio se ha hecho sobre un total de 1.034 cuestionarios válidos en profesionales de larga experiencia en este campo, así como entre profesores dedicados a la docencia de régimen general o en enseñanzas de régimen especial, y también en tanto en cuanto miembros de la AAEE.

Así, por ejemplo, el ítem de la encuesta número 44 solicitaba a los encuestados que ante la afirmación “las artes escénicas deberían ser una materia…” eligieran entre “optativa”, “obligatoria”, “actividad extraescolar” y “otra”. La respuesta fue que 7 de cada 10 de los sujetos consideraron que las AAEE han de ser una materia obligatoria, frente al 22% que prefieren que sea optativa.

Se hace necesario decir que los poderes públicos deben asumir la responsabilidad de acortar la diferencia sobre la divergencia a la que antes se aludía: las AAEE no pueden tener tan alta consideración social y tan desigual y exigua consideración curricular y académica. Al hilo de esto, es conveniente recordar que en los últimos 35 años en España ha habido más de siete leyes educativas, lo que da idea del grado de inestabilidad al que se somete la educación, pilar básico de cualquier sociedad que se diga avanzada, y la importancia, o sea, el desprecio que se da a la confianza que los ciudadanos tienen en algo tan fundamental e instituyente como es el sistema educativo. Ese capricho normativo, que ha tenido su culmen (y el mayor de los despropósitos y desvaríos) en la denominada Ley Wert (Lomce, 2013), no ha hecho más que socavar los cimentos, no ya de la esencia de la propia educación, sino que ha argumentado, solidificado a veces, la falta de respeto político al derecho inalienable de una educación digna para cualquiera. Y, por extensión, ha etiquetado peyorativamente (de tercermundista) a un país de manera significativa, al no entender que el desarrollo educativo y la formación de sus ciudadanos se basa en la validación y consolidación de un itínere, si bien siempre mejorable, pero que en lo estructural debería estar siempre constituido por una especie de sólido. Por ejemplo: Lengua y Literatura, Matemáticas y Química, Filosofía, Historia de la Humanidad y Artes Escénicas (música, danza, teatro). Y actividad deportiva.

Poética y creación

La idea de presentar el estudio en el marco de Estancias Coreográficas obedece a la pata investigadora de los encuentros, que capitanea, desde el origen de la cita asturiana, Leticia Ñeco Morote, profesora de Pedagogía de la Danza del Conservatorio Superior de Danza de Alicante. Este año se año se ha seguido abordando el trabajo interior del bailarín en aquellas dimensiones menos exploradas, un caudal de prevalencias físicas y sicológicas que sitúan la investigación en el centro de su episteme.

Ese nicho investigador de las Estancias es el que ha impulsado también la presentación en Oviedo de Poéticas de creación en danza, otra publicación de la AAEE que ha contado con la participación de los creadores asturianos Yoshua Cienfuegos, director de Cienfuegos Danza, y Estrella García, bailarina y directora de Zig-Zag Danza, al frente también de Espacio Escénico El Huerto. Cienfuegos, quien acaba de terminar su trabajo en los encuentros dancísticos este pasado domingo, reconoce en el libro que los procesos creativos para hacer una coreografía, duren lo que duren, “tienen mucho de artesano, aunque”, dice, “hay una parte que depende completamente de ti, toda vez que la obra se hace libre y se exhibe, momento en el que ya no te pertenece. Luego eres tú el que vuelve a ella”, razona a propósito de su trabajo.

“Es verdad que existe una parte cognitiva importante mientras estás dentro del proceso de trabajo de creación, hay una activación del cuerpo que explora el tipo de seres que somos y cómo nos comportamos, con nuestras inquietudes y miedos; y crear danza siempre es un viaje que acerca a lo que nos mueve y conmueve”, continua el coreógrafo ovetense.

Por su parte, Estrella García, para quien la escena siempre ha sido el binomio de la danza + el teatro y su viceversa, “la poética bailada reside también, y de una manera a veces muy principal, en la propia naturaleza”, y buscar ese molde se hace imprescindible, explicó a través de videoconferencia desde Gijón a los asistentes a la presentación en la sala Camco del teatro Campoamor, el sábado, 16 de julio. Para García, la publicación de la Academia de Artes Escénicas obedece a la necesidad natural de contar qué hacen y cómo lo hacen las personas que intentan crear discursos propios desde la danza.

La coreógrafa gijonesa lidera el Brotes_Lab, anteriormente llamado Ciclo Brotes y también Festival de Micro Danza, y es la cita anual que desde 2015 tiene Asturias con lo último en creación coreográfica de pequeño formato. También tiene en su haber la formalización, dentro del Espacio Escénico El Huerto, del Premio Semilla de Plata, un galardón que nació en 2011, habiéndose convertido ya en un reconocimiento necesario e indispensable para la escena asturiana.

Coda

Sísifo es el ancla mitológica que sirve a los tres investigadores y autores de Trabajo de Sísifo. Las artes escénicas en la educación para albergar la idea de la reiteración, de una ley tras otra, de un momento tras otro, siendo siempre el mismo momento, sin más promesa que volver a iniciar el camino de nuevo con el mismo peso de siempre. Ahora, la Ley Celaá abre un nuevo marco a la posibilidad de estudiar el hueco normativo por el cual las enseñanzas en artes escénicas tengan su propio lay out en los currículos pedagógicos españoles. Así, por ejemplo, ya existen cinco modalidades de Bachillerato entre las que se encuentra uno de Música y Artes Escénicas, pero hay que hacer todavía mucho más en Primaria, Secundaria, Universidad y Formación Profesional. Es por ello el momento (hacer del momento el momento) para abrir camino juntos y a tiempo; y si bien con diferencias, incluso de marco temporal y estructurales entre comunidades autónomas, eso no puede volver a ser impedimento para que, de una vez por todas, y aunque sea con medio siglo de retraso, seamos capaces de entender que la enseñanza (obligatoria) en la sensibilidad artística dota del germen incombustible que crece de dentro afuera para hacer más humano lo humano y saber, llegado el caso, disfrutar de la belleza.

O crearla. Sea.

Ficha técnica
Trabajo de Sísifo. Las artes escénicas en la educación
Publicado por la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE)
Abdón Terradas, 4-4º, 28015 Madrid
Departamento de Estudios y Actividades. Servicio de Publicaciones
Con el apoyo del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM)
Edición de Academia de las Artes Escénicas de España
Autores: Tomás Motos Teruel. Carmen Giménez Morte. Ricardo Gassent Balaguer
Idea y coordinación: Rosángeles Valls. Vicepresidenta 2ª. Departamento de Estudios y Actividades
Producción: Micomicona ediciones y producciones
Maquetación: A. Cuevas
ISBN del libro impreso. 978-84-18679-00-1Deposito Legal:- M-31097-2021
Madrid, diciembre de 2021
Disponible en versión digital en www.academiadelasartesescenicas.es

Yolanda Vázquez es periodista especializada en danza
Linkedin