Victoria Abril, después de ocho años de ausencia, vuelve al cine español. Y lo hace con ‘Nacida para ganar’, una película de Vicente Villanueva. En una entrevista reciente, a propósito del estreno, comentaba la propia Victoria que veía similitudes entre el mundo de los hermanos Coen y el de Villanueva. Y lo cierto es que, salvando las distancias (a Villanueva aún le queda mucho camino por recorrer, muchas películas por delante), las hay. Los Coen reflejan como nadie lo tremendo, lo salvaje y lo absurdo de la América más profunda. Y Villanueva hace lo propio con ese Madrid castigado por la crisis y la desesperanza, el Madrid menos cool y cosmopolita, el que nunca sale en las guías de viaje.

Porque, aunque la publicidad se refiere a ella como una comedia, la verdad es que estamos ante una película muy triste, donde la brutalidad de estos tiempos queda perfectamente reflejada en toda la cinta y en el personaje sin escrúpulos de Abril, que, curiosamente , pese a esa falta de escrúpulos, es el más gracioso de todos. No es una pécora de manual: ese tipo de personajes existen en la vida real y, como digo, más aún en estos tiempos demoledores, donde algunas de esas personas más perjudicadas son capaces de agarrarse a un clavo ardiendo (llámese como se llame la secta -o similar- que dirigen) para seguir adelante.

El final se le va un poco de las manos a Villanueva, lo que es una pena, pero sigue inmerso en ese mundo esperpéntico que nos muestra con acierto desde el principio. Las actrices -todas- están muy bien. El personaje de Victoria Abril se llama como ella misma y hace continuos guiños (de forma simpática y excesiva: de ahí la gracia) a su propia carrera. Ahí es nada, por cierto, su carrera.

Desconozco los motivos por los que Victoria no trabaja más a menudo en nuestro cine, pero me parece lamentable y totalmente injusto. Su carrera es una de las más brillantes de este país. La lista de sus grandes interpretaciones es larga y fructífera. ‘La colmena’, ‘El Lute: camina o revienta’, ‘Tiempo de silencio’, ‘Si te dicen que caí’, ‘Átame’, ‘Amantes’, ‘Tacones lejanos’, ‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’, ‘El séptimo día’… También incluye series tan importantes como ‘Los pazos de Ulloa’, ‘La huella del crimen’ o ‘Los jinetes del alba’. Y premios como el Goya, el de la Unión de Actores (en cine y en televisión), el Oso de Plata de Berlín, dos Conchas de Plata del festival de cine de San Sebastián y varios Fotogramas.

Hace muchos años, en otra entrevista promocional, Victoria dijo que de las bajitas, morenas, ella quería ser la más. Sin duda, querida, lo has conseguido. Y si Scorsese no te llama, peor para  él.

Ovidio Parades es escritor
@ovidioparades