"Deep into de Soul", óleo sobre liezno, 89x130 cm. 2023

Conocí la obra de Leo Wellmar en la exposición Close, en 2016. A partir de ahí he seguido su propuesta plástica con interés. En aquella ocasión, en un texto dedicado a la muestra, ya me referí a la carga emocional que desprendían unos paisajes nevados que nos trasladaban hasta su tierra natal, Suecia. Un aspecto que, contemplando su nueva exposición en la Galería Caicoya de Oviedo, ha seguido potenciándose. El título Emotional Spaces, no podría ser más acertado, remite a lugares imaginarios, extraídos de su experiencia vital, de su interior. Son cautivadores e incluso un tanto hipnóticos.

Se trata de óleos sobre lienzos de diversos tamaños, aunque en esta ocasión predominan los de formato mayor, con un especial protagonismo de la obra titulada «Deep into the soul» (89×130 cm), un cuadro apaisado que nos introduce en un entorno silencioso de gran belleza. Es una pintura sincera que permite conectar con los sentimientos de la artista, acceder hasta lo más profundo de su alma, como nos dice el título de esta obra.

La serenidad que trasmiten sus pinturas, la quietud y un tratamiento cromático apagado, favorecen la sensación de placidez que se respira, conectando su obra con el pensamiento y la filosofía oriental, con la que se siente plenamente identificada. Son pinturas que proceden de la meditación y de una conexión profunda con la naturaleza, que captan ese instante en el que todo se detiene cuando nos sentimos embargados por una emoción, encarnando una manera de trabajar en la que el acto de pintar se ha fundido con la esencia de la creación, recordando un antiguo proverbio chino: «Antes de pintar un bambú tiene que crecer dentro de uno».

Sus cuadros evidencian un excelente dominio técnico, la pincelada, por su unidad interna y su capacidad de variación, permite sutilezas únicas, casi imperceptibles en las hojas y en las ramas, pero también propicia un tratamiento rotundo, casi geométrico, de las masas arbóreas. Es difícil describir la sensibilidad que se desprende de estas obras, pero como indica el título de otra de sus obras, «Deep Inside», llegan hasta lo más profundo.

Vista de la exposición

 

Por indicar algún aspecto novedoso con respecto a sus exposiciones anteriores, sorprende un tratamiento cromático distinto en dos de sus composiciones, una gama terrosa se concentra en la copa de algunos árboles en «Reflected Memories» y, especialmente, en «Surrounded». Aporta una calidez que no solo equilibra la frialdad que a veces trasmiten sus pinturas, introduce también una sensación ligada a la temporalidad, a las estaciones y a los ciclos de la vida, e incluso a su caducidad.

Los recursos formales y compositivos están muy estudiados, hay efectos especulares sobre las aguas quietas que potencian la presencia de la naturaleza, como ecos visuales que prolongan su existencia y que remiten a otros pintores de la quietud, especialmente a la obra temprana de Piet Mondrian. Puntos de vista bajos, en algún caso dominados por amplias superficies nevadas, acentúan el efecto de distancia, como también lo favorece los cielos blancos y brumosos que transmiten una cierta espiritualidad. La ausencia del ser humano en estos paisajes despierta emociones que se mueven entre la búsqueda de la pureza en un lugar idílico y una inquietante sensación romántica de soledad.

La exposición de Leo Wellmar Emotional Spaces es un regalo visual y emocional. Hay que agradecer a la galerista, Guillermina Caicoya, esta nueva apuesta artística para nuestro entorno, tan necesitado de sensibilidad y reflexión.

Comenta la artista el paralelismo entre la disciplina poética y la plástica, y su obra es un buen ejemplo de ello, no hay diferencia alguna, escritura y pintura siguen un mismo camino en busca de la belleza y, con frecuencia, su inspiración procede del mismo lugar.

Emotional Spaces en la galería Caicoya de Oviedo es visita imprescindible si quieren disfrutar y emocionarse con el arte contemporáneo.

Leo Wellmar, Emotional Spaces
Galería Caicoya
Calle Principado 11, Oviedo
Hasta el 12 de febrero de 2024

[Crítica publicada en el Suplemento Cultural de La Nueva España el jueves 28 de diciembre 2023]


Santiago Martínez
 es profesor de Historia del Arte
saguazo@yahoo.es