Vista de la exposición

Con el sugerente título «Espacios al límite» Armando Pedrosa muestra en la Galería Guillermina Caicoya de Oviedo una selección de piezas de 2017 que permite obtener una visión amplia y representativa de su creación, advirtiendo las posibilidades plásticas de la geometría, principal protagonista en su trabajo. Coincidiendo con su exposición «Del punto a la línea. De la línea al plano. Del plano al espacio» en el Museo de Bellas Artes de Asturias, esta muestra favorece el análisis y comprensión de algunos de los presupuestos plásticos del autor. Buena parte de las aportaciones de su obra actual ya estaban latentes en la década anterior y las podemos advertir en esta muestra, especialmente las referidas al espacialismo, a las posibilidades de la perspectiva y sus efectos ópticos.

El bagaje y currículo de este artista ovetense es inabarcable, con más de sesenta años de trayectoria creativa. Escritores y críticos de primer nivel han avalado sus importantes contribuciones a la cultura plástica y visual. Pocos artistas cuentan con reflexiones del Premio Nobel, Camilo José Cela, del Académico de Bellas Artes Darío Villalba, o de Javier Utray, así como de los principales referentes de la crítica asturiana, como Javier Barón y Rubén Suárez. Su trabajo está perfectamente analizado a través de estas personalidades, y su exposición en la Galería Guillermina Caicoya viene a confirmar algunas de sus aportaciones más significativas, muchas de ellas, embrionarias de su propuesta actual en el Bellas Artes.

La Historia del Arte recuerda la importancia que a lo largo del tiempo ha tenido la búsqueda de la belleza a través del rigor matemático y de la claridad compositiva, formal y cromática. En la plástica contemporánea tiene especial valor la reivindicación de una obra de arte que, más allá de llegar a trascender mediante la representación de referentes externos, se centra en sus aspectos intrínsecos. Desde las premisas de corrientes de vanguardia como el neoplasticismo y el constructivismo, hasta alguno de los representantes de la abstracción pospictórica, como Kenneth Noland o Frank Stella, nuestro artista sigue aportando infinitas posibilidades estéticas y conceptuales a través de la geometría y continúa generando belleza desde los elementos básicos de la configuración de la obra de arte.

Sin título, Óleo sobre lienzo, 115×195 cm, 2017

 

En «Espacios al límite» destacan los óleos de gran formato, piezas de excepcional belleza que, mediante la sencillez y limpieza formal, aportan serenidad. Quietas presencias pictóricas que poseen la fuerza de un estandarte, de un emblema que abandera el compromiso del artista con una obra de arte que nace desde la honestidad. Mediante planos de color uniformes, las formas geométricas se superponen y entrelazan hasta conformar un cuerpo compacto que parece flotar. La ambigüedad espacial, otra de las particularidades de la creación de este autor, se manifiesta en la pérdida de definición de los límites entre alguno de los planos de color. Son obras para valorar en directo pues la singularidad de las gamas cromáticas es difícil de describir, sus amarillos, azules, grises y marfiles, incorporan efectos etéreos, y los distintos acabados de los campos pictóricos, solo perceptibles desde la cercanía, hallan su justa medida en el equilibrio entre superficies lisas y rugosas.

Contemplando la exposición de Armando Pedrosa vienen a la cabeza las palabras del artista y profesor Josef Albers, cuando afirmaba que la abstracción es más real que la naturaleza y, al igual que el artista alemán, entiende el arte desde una rigurosa planificación y orden matemático, desde la búsqueda y el hallazgo de lo esencial, y desde las relaciones armónicas entre escala, forma y color, confiriendo a cada pieza un hermoso espacialismo que roza los límites de la perfección.

Una excelente pieza escultórica de acero inoxidable se recorta en el espacio con una gran riqueza de planos y rigurosa armonía, llevando a quien la contempla a desear observarla desde distintos puntos de vista, es una obra exenta que complementa la serie de collages presentes en la muestra. Destacan tres piezas verticales que conforman un auténtico tríptico, tienen generosos formatos y su sobriedad cromática y sencillez matérica -papel, cartón y cartulina- permiten escrutar los mundos en los que el artista está inmerso. La original manera de superponer y combinar los materiales provoca efectos ópticos y singulares perspectivas, a ello contribuye el contraste en la delimitación de los planos, unas veces perfectamente definidos, otras, irregulares, de una expresividad provocada por el gesto del rasgado manual. Existe un equilibrio entre el rigor matemático, siempre presente en su obra, y una carga emocional con la que intuimos nuevas derivas de este creador incansable. Euclides, el gran geómetra griego, ya nos adelantó cómo la geometría era una herramienta extremadamente útil para ampliar el conocimiento racional, ahora, en manos de Armando Pedrosa, sirve también para acrecentar nuestra conexión emocional con la obra de arte.

«Espacios al límite», Armando Pedrosa
Galería Guillermina Caicoya
Calle Principado, 11, Oviedo
Hasta el 10 de febrero

 

[Artículo publicado en La Nueva España el 29 de diciembre de 2022]

Santiago Martínez es profesor de Historia del Arte
saguazo@yahoo.es