Melenas pondrán el pop, el punk, el garaje y la psicodelia en su primer concierto después del desconfinamiento. El grupo se dará cita el 14 de julio junto a Thee Operators en el Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo en lo que será el primer concierto del ciclo Tiempos Nuevos, organizado por la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo. Con Oihana a la guitarra y voz, Leire al bajo, María a los teclados y Lauri a la batería,  las pamplonicas arrancan esta nueva era (post COVID-19) con muchas ganas de dar caña en el escenario. Hablamos con María del nuevo disco ‘Días Raros’ y de cómo afrontan su primer directo desde la nueva normalidad.

¿Cuál dirías que es la marca de identidad de Melenas?
Pues a veces resulta complicado etiquetarse a uno mismo, pero diría que la naturalidad. Melenas se formó sin ninguna pretensión de conseguir nada y hemos ido haciendo las cosas conforme hemos ido viendo y de la manera en que nos iban saliendo. Todo ello siempre desde la fidelidad a nosotras mismas y a lo que queremos hacer. En ese sentido, igual más fidelidad que naturalidad.

Vuestro estilo sería como una mezcla entre pop, punk, garaje, psicodelia… ¿Qué influencias musicales os han llevado a esos sonidos y por qué?
Tenemos gustos musicales muy diversos, pero las bandas que más nos han influenciado a la hora de hacer música quizás son Stereolab, Marine Girls o Sonic Youth, aunque igual esta última no se parezca tanto. Está claro que hacemos pop, pero tampoco es un pop al uso, sino que se asemeja más a bandas anglosajonas, que es lo que más escuchamos y lo que más nos ha influenciado.

Lleváis desde 2016 con el grupo, ¿cómo ha evolucionado Melenas desde entonces hasta ahora?
Bueno, tocamos mejor (risas). Empezamos el grupo sin ninguna pretensión, sólo para juntarnos. Nos apetecía hacer música, ver qué salía y pasárnoslo bien, tocar como mucho para nuestros amigos, no esperábamos que fuésemos a ir mucho más lejos. Cuando empezamos, yo por ejemplo no sabía tocar el teclado, entonces hemos ido mejorando conforme han ido pasando los años, hemos ido grabando discos y también haciendo conciertos, que al final es lo que más ayuda a mejorar. Esto creo que es un poco para todas, porque Leire tocaba el bajo y Lauri la batería, pero nunca habían ido a clases, el aprendizaje fue más autodidacta. Para mí al menos fue como un subidón porque nunca pensé que iba a poder estar en un grupo de música al no tocar nada antes. Es la fuerza que te da el hecho de ver que se pueden ir consiguiendo las cosas si quieres. Oihana había estudiado piano y violín en el conservatorio. Con la guitarra llevaba un año o unos meses, que le había enseñado un amigo. Cuando empezamos ella ya tenía algunas canciones hechas.

¿Cómo es el proceso de composición de vuestras canciones?
Oihana suele traer la melodía de las canciones con la voz. A partir de ahí vamos haciendo batería, bajo, teclados y la letra. En este último disco sí que es cierto que hemos participado todas más, pero la idea original siempre la trae ella.

A principios de mayo sacasteis ‘Días Raros’. ¿Dónde esperáis que os lleve este LP?
Jo pues, dada esta situación no sé muy bien dónde nos va a llevar. Por ahora nos está trayendo alegrías. Ha tenido muy buena acogida y en cuanto se pase todo esto esperamos retomar los planes que teníamos en mente y poder tocar en España y en el extranjero, que nos apetece mucho. Queda un poco lejano, pero yo creo que lo haremos.

Días Raros’ ha tenido muy buena acogida y en cuanto se pase todo esto esperamos retomar los planes que teníamos en mente y poder tocar.


En alguna ocasión habéis comentado que con ‘Días Raros’ queríais mostrar algo que se vive dentro del universo personal. ¿Cómo es esa experiencia de narrar para todo el mundo lo que sucede en vuestro propio espacio?
La verdad es que resulta bastante fácil, porque al final creo que es algo muy universal. A todos en algún momento nos pasa que no nos sentimos en sintonía con el resto del mundo y que nos apetece estar solos y pensar en nuestras cosas. Ha sido bastante sencillo dentro de la complejidad de hacer letras, que siempre nos gusta mucho pensarlas: ver qué vamos a decir, cómo lo vamos a hacer y todo. El hecho de abrirnos en este sentido ha sido bastante sencillo y gratificante.

¿Qué canción ensalzaríais como himno del disco y por qué?
Supongo que ahí tendremos todas diversidad de opiniones (risas). En mi caso, ‘Los Alemanes’ creo que es la que más nos gusta. Es una de las canciones que nos salió con mayor facilidad, todas juntas en el local. Nos gusta mucho ese ritmo que tiene, que parece que vaya ganando fuerza. ‘Ciencia Ficción’ también nos gusta mucho, porque justamente habla de lo que es el confinamiento, pero sin saberlo. Es ese día que por fin tienes libre para ti, que no te apetece ver a nadie, que quieres estar en casa sola leyendo libros, viendo pelis, etc. De repente llegó el confinamiento y era como que todos los días eran así.

‘Días raros’ refleja un poco una dualidad entre la melancolía y las ganas de bailar. ¿Qué diríais que tiene más peso en el disco?
Somos bastante melancólicas a la hora de hacer canciones, eso siempre nos va a acompañar. Creo que la melancolía ganaría (risas). De todas formas, eso no quita para que las canciones tengan un punto que te muevan, te den energía y te apetezca salir a hacer cosas y bailar.

Habéis tocado en desfiles, en festivales de música, de cine documental, también habéis salido muchas veces fuera de España, e incluso uno de los editores de ‘Días Raros’ ha sido un sello de Chicago. De todas estas experiencias tan positivas que sumáis como Melenas, ¿con cuáles os quedarías?
La verdad es que nos gusta mucho tocar en el extranjero. Todas las veces que hemos salido han sido experiencias increíbles, tanto en EE.UU. cuando estuvimos tocando en el South by Southwest, como en Inglaterra. La vez que estuvimos tocando en la New York Fashion Week fue como una bomba en la cabeza, no lo esperábamos para nada. En España también lo pasamos genial, pero sí es cierto que nos gusta mucho tocar fuera, también por el hecho de salir y viajar. Además, el público siempre nos acoge muy bien.

El 14 de julio volvéis al escenario en Oviedo por primera vez después del estado de alarma, inaugurando el ciclo de conciertos Tiempos Nuevos. ¿Cómo afrontáis este directo desde la nueva normalidad?
Con muchas ganas, eso especialmente. Las fechas que teníamos en el verano y las que iban a salir han caído, entonces estamos súper contentas de poder tocar, aunque el momento sea raro y no vaya a poder ser como antes. Tenemos muchas ganas de girar, de que venga mucha gente, de que se lo pase súper bien en el concierto y de que ojalá se puedan seguir haciendo más cosas en otros lados, ya no sólo nosotras, sino en general. Que no se pierda la música, que parece que es el último eslabón del desconfinamiento.

¿Qué va a ser lo primero que hagáis cuando el desconfinamiento llegue a su fin?
Ojalá que hacer una buena presentación del disco por toda España en salas y poder abrirlo a toda la gente que quiera venir. Vivirlo como lo vivíamos antes. Y si pasa tanto tiempo que el disco se queda obsoleto, esperemos tener otro más para poder presentarlo (risas).

Melenas actúan en el Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo el martes 14 de julio  de 2020 a partir de las 20 horas junto con Thee Operators. El acceso es gratuito por estricto orden de llegada al recinto.


Irene Roselló
es colaboradora de LaEscena