“I Promise To Be Normal” es la propuesta expositiva de Pablo Pons Heres (Avilés, 1987) en la Sala Borrón de Oviedo. Este joven artista, seleccionado en la XXV Muestra de Artes Plásticas del Principado de Asturias, presenta una selección de trabajos pictóricos y “escultóricos” de gran interés. A pesar de su incipiente carrera ha realizado exposiciones individuales como Secret Empires en la Galería Texu de Oviedo (2013), donde descubrí su manera de hacer y también en exposiciones colectivas como La Sutil Decadencia en el CMAE de Avilés (2014) y, más recientemente, Artistas y Derivas. Estrategias creativas de una generación en-busca-de (1980-1989) en el Museo Barjola (2016).

El artista comenta a propósito de “I Promise To Be Normal”, su actual propuesta en la sala Borrón, que es un trabajo que le sirve para concretar sus referencias… rostros ajenos que rehuyen el contacto visual, trozos de cuerpos anónimos, botes de pintura, plantas y frutas; cosas que ahora parecen irreverentes. Son actores sin escenario, que se mueven en un espacio metafísico y que son una ironía de lo que los demás esperan de nosotros, que es lo que significa prometer ser normal. Para mí normal es una palabra maldita, una contraseña, un insulto o una amenaza.

En su trabajo confluyen corrientes estéticas que abarcan desde la abstracción gestual y matérica a la figuración expresiva y deformante. Desde el punto de vista formal, es clarificador su método de trabajo por capas, superponiendo y raspando lo que no le gusta –donde se aprecia la huella de los dientes del cuchillo-, dejando puntos en los que se percibe la profundidad física de la pintura, al escarbar sobre las capas subyacentes. Es destacable su interés por la idea de que una manifestación artística tenga varios niveles de lectura, porque los libros, los discos, las películas o los videojuegos que más he disfrutado siempre me han permitido volver sobre ellos una y otra vez, descubrir matices y mensajes nuevos, como si evolucionaran según yo lo hago. Eso es darte cuenta de que una manifestación cultural tiene vida propia y que ella está dentro de tí y tú de ella.

Los títulos encierran mensajes que hablan de la obra sin el deseo del autor de decir mucho, son mensajes encriptados que, como las propias piezas, quieren sugerir lo personal y lo aleatorio.

Lo cierto es que ante una obra de Pablo Pons parecen resurgir muchos años de la creación plástica traducidos, por la historia y crítica de arte, en corrientes o tendencias estéticas. Se podría aventurar que su formación como historiador del arte también está ahí. Hay apropiacionismo, un intencionado uso de los recursos técnicos y formales, del color y la materia, que nos suenan y que queremos ubicar en algún artista concreto, en una corriente concreta, en una tendencia, en un momento, pero que gracias a la transformación y depuración del autor, no es posible. Podríamos aventurar nombres de creadores, muchos, desde Jean-Michel Basquiat y su irreverente discurso neoexpresionista o el exceso y descaro del consumo de las propuestas de Jeff Koons. Algo de ellos hay aquí; y es en sus obras tridimensionales con bandejas repletas de objetos, juguetes ofrecidos para un consumidor insaciable, assemblages de recuerdos que se nos ofrecen -para engullirlos y eliminarlos- y que parecen querer acabar con “algo” para así, poder empezar con un segundo plato, conformando otro “menú” de la creación.

Es recomendable visitar “I promise To Be Normal”, tiene la capacidad de motivar y despertar curiosidades, de hacer volar nuestra imaginación a través de la Historia del Arte más reciente, de sus temas, de sus recursos técnicos y provocaciones pero, sobre todo, nos permite sentir que nuestro arte más próximo, en Asturias, puede despegar hacia algún lugar, quizá indefinido, pero seguro novedoso.

“I Promise To Be Normal”
Pablo Pons Heres
Sala Borrón
c/ Juan Bautista Argüelles 3, Oviedo
Hasta el 30 de enero de 2017

Más información:
Sala Borrón
Sobre el artista

 

Santiago Martínez es profesor de Historia del Arte
saguazo@yahoo.es