Cuatro años después de su debut en solitario, Támar, el músico asturiano de los mil proyectos, cabeza visible del poderoso trío Black Horde, vuelve a calzarse las botas de cantautor de la vieja escuela en «Red social medieval». En su nueva colección de canciones abunda la sátira, el humor fino, los juegos de palabras, cierta querencia por el swing y las inevitables referencias a Krahe o Jerónimo Granda. En este vídeo en exclusiva para LaEscena, ofrece más detalles y se descuelga con su «No cuesta nada saludar».

Más información
Agradecimientos vídeo: Corner’s Piano Bar