En «Una fuerte inundación» de David Martínez Suárez podemos contemplar una selección de obras que abarca más de una década, ofreciéndonos la oportunidad de analizar sus aportaciones plásticas y los singulares aspectos que han venido definiendo su trayectoria.

Los espléndidos espacios de la Galería ATM que dirige Diego Suárez, en Deva, cerca de Gijón, han sido ocupados por instalaciones de David Martínez en las que piezas escultóricas ensambladas conviven con grabados distribuidos por las paredes. En estas impresiones hay formas orgánicas, hojas y ramas, que el artista ha recogido en caminos y cunetas y que ha utilizado para realizar estampaciones directas con aceite de motor y tinta, consiguiendo resultados pictóricos expresivos potenciados por la saturación de los entintados que han impregnado el papel.

Estas obras, de creación reciente, conviven y dialogan con piezas de otros momentos, resultando difícil discernir la distancia cronológica entre unas y otras pues queda claro que existen constantes, formales y conceptuales, que aportan armonía y coherencia al conjunto. Sin embargo, es seguro que para el artista esta retrospectiva posee un sentido más hondo, de revisión y reflexión, de reconocerse en cada pieza e, incluso, podría servir para depurar su propio proceso creativo. Este aspecto queda abierto a la posibilidad de modificar y, de alguna manera, «limpiar» el montaje actual a medida que trascurre el tiempo de exposición.

Vista de la exposición / FOTO: MÓNICA DE JUAN

 

Entre las piezas tridimensionales, que siempre han caracterizado su producción y que podríamos estar tentados de asociar con los irónicos planteamientos plásticos de Marcel Duchamp, destacan aquellas en las que la hibridación de materiales y su valor simbólico pueden propiciar una complicidad con el espectador. David Martínez Suárez es un constructor de relatos articulados desde la alquímica fuerza que poseen los objetos y los materiales. Sus trabajos, como afirma Alfredo Aracil en el texto de la exposición «Punto de origen» que en 2016 realizó en el Museo Barjola, «…constituyen un espacio de negociación entre el pasado y la actualidad. Un vórtice que nada tiene que ver con la poética de los objetos encontrados, sino con lo enérgicamente buscado (…) en cada reencuentro que el artista posibilita, emerge una semántica flexible capaz de re-inventar una y otra vez su sintaxis». Y creo que así acontece en obras como «Adoración» (2022) que, desde su configuración como tríptico y desde una perfecta simbiosis entre un cuadro de bicicleta y una secuencia fotográfica, potencia su carácter narrativo. En «Acodo» y «Extinción», ambas de 2023, la transparencia y rugosidad de la resina de poliéster muestra encapsuladas distintas plantas, especialmente helechos, que han quedado retenidas en el tiempo, como congeladas tras una fuerte helada. Los títulos subrayan un sentir profundamente existencial que potencia la presencia casi totémica de cada pieza. Hay recuerdos y referencias muy personales que, en cierta medida, siguen conectándole con su paisaje natural y con el desaparecido entorno industrial de las Cuencas Mineras. Dice Diego Suárez que este proyecto «conecta con realidades que han estado presentes en el devenir de la historia y que ha despertado el espíritu crítico (siempre motor del progreso) como es la memoria y el ser del tiempo».

Quedan en nuestro entorno pocos espacios de resistencia dedicados a un arte contemporáneo comprometido; por ello, hay que agradecer la apuesta que ATM está mostrando hacia creadores tan interesantes como David Martínez Suárez que, durante estos días, será uno de los artistas representado por la Galería en ARCO, Feria Internacional de Arte Contemporáneo, en Madrid.

En «Una fuerte inundación» está latente la importancia del proceso de gestación de las obras, de interacción entre unas y otras; y el propio montaje, que invade el espacio expositivo, se puede entender como parte de ese proceso, como punto de referencia para futuros proyectos porque, como recoge el texto de presentación, «Una inundación arrasa, pero también siembra».

«Una fuerte inundación»
David Martínez Suárez
Galería ATM, Carretera de Deva 675, Gijón
Hasta el 25 de mayo

 

[Artículo publicado en LNE el jueves 7 de marzo de 2024]

Santiago Martínez es profesor de Historia del Arte
saguazo@yahoo.es